Rincon de los Escritores

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rincon de los Escritores

Mensaje por Quimera el Vie Mar 05, 2010 3:29 pm

Lo estuve pensando demasiado, demasiado y decidi abrirlo para dejar nuestras historias, fics, y opiniones de libros que nos gusten, etc :D

Empiezen!!!
avatar
Quimera

Mensajes : 101
Puntos : 14
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Edad : 24
Localización : por Ahí...xD

Ver perfil de usuario http://seresdelanoche.foroactivo.com/forum.htm

Volver arriba Ir abajo

Re: Rincon de los Escritores

Mensaje por Marie.Bowen el Vie Mar 05, 2010 3:55 pm

:\'( Que emocion!! es una de los temas que mas extrañaba de mikballo


Mi historia en la que no he trabajado desde que desaparecio Mk:

Libro sin nombre

Capitulo 1: Exiliada

El viento sacudía las ramas y la triste canción de los grillos resonaba atraves del bosque. La luna resplandecía en lo alto del cielo, observando a sus hijos mortales buscar un lugar para refugiarse de la fría noche

Mis pies estaban helados, mi nariz congestionada y me pesaban los ojos después de haber llorado tanto. Me había alejado mucho del campamento (Tenia que esforzarme para, siquiera vislumbrar un hilillo de humo en el horizonte) Cruce el bosque que rodeaba el terreno donde ellos estaban instalados. Me refugie entre las colinas, utilizando la madriguera de un conejo para ocultarme de posibles depredadores y entrar un poco en calor.

Era casi medianoche y yo aun no podía dormir, Los recuerdos cada vez más dolorosos, mas vividos. Y el ardor de las heridas aun frescas me impedía cerrar los ojos, haciéndose inevitable rememorar los hechos de hace tan solo unas horas, y sentir el punzante dolor de la traición romper nuevamente mi afligido corazón. La angustiosa sensación de ser traicionada por la persona a la que había empezado a amar me tenía abatida, y realmente deseaba no haber sido condenada al exilio, sino a la muerte. Siendo estos mis últimos (y dolorosos) pensamientos me quede dormida.

Cuando empecé a abrir mis ojos fue inevitable sentir la respiración a mi lado, horrorizada me gire para ver a un enorme conejo a mi lado. Lentamente intente salir de la madriguera pero mi pie estaba atrapado debajo del animal, entre en pánico cuando al hacer un movimiento mas brusco, el animal abrió sus ojos y me rugió. En ese momento lo único que pude hacer fue correr, sentía las fuertes pisadas de la bestia acercarse, y la cálida brisa de su respiración dar contra mi cadera. Acelere aun mas si eso era posible y cuando lo vi lo suficientemente lejos, recogí un pedazo de hueso y di media vuelta, el animal me miraba fijamente, y vi la furia en sus enormes ojos negros, su sucio pelaje era duro y parecía no haber probado nada en días, El único consuelo que me quedaba era que si me mataba no me comería, pues era una criatura herbívora

Interrumpiendo mis pensamientos, el animal se lanzo sobre mí. Logre detenerlo antes de que siquiera rozara mi cuerpo. Pero eso no me ayudo mucho, en cuanto toco el suelo volvió a atacarme, yo lo esquive lanzándome al suelo y rodando entre la hierba para apartarme de él, y así aprovechando su confusión agarre una rama con la punta afilada y se la ensarte en una pata

..........................................................................................................................................................................................

Estoy pensando en hacerlo en tercera persona º~ºU
avatar
Marie.Bowen

Mensajes : 123
Puntos : 15
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 19/12/2009
Localización : La Masion en la colina Benson

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rincon de los Escritores

Mensaje por Quimera el Vie Mar 05, 2010 4:40 pm

Esta muy bueno jeje :D, yo deje de continuar mi historia, tal ves ahora que la volvi a retomar los vuelva a dejar todos los capitulos (aun no termino el 3ro) y estoy haciendo un Fic basado en una historia de un juego (de celular XD)
avatar
Quimera

Mensajes : 101
Puntos : 14
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 08/02/2010
Edad : 24
Localización : por Ahí...xD

Ver perfil de usuario http://seresdelanoche.foroactivo.com/forum.htm

Volver arriba Ir abajo

Re: Rincon de los Escritores

Mensaje por Marie.Bowen el Vie Mar 05, 2010 6:21 pm

Yo tengo como tres fics pendientes y estoy pensando en la trama de otros dos ._.U. Ademas de que estoy empezando otro libro y aun tengo que pasar al segundo capitulo de este.


En todo caso decidi cambiar cosas *_*
avatar
Marie.Bowen

Mensajes : 123
Puntos : 15
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 19/12/2009
Localización : La Masion en la colina Benson

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rincon de los Escritores

Mensaje por aGustina el Miér Mar 17, 2010 10:29 pm

Luego subo algunos fics (:
avatar
aGustina
administración~

Mensajes : 3194
Puntos : 3930
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 08/12/2009
Localización : En la casa de los Cullen B)

Ver perfil de usuario http://rpg-elmundoencantado.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Rincon de los Escritores

Mensaje por Lady Zarot el Vie Jul 09, 2010 6:02 am

Buenas, puede que la gente se acuerde de mi libro, para los que no voy dejando el primer capitulo para que hagan memoria.

Capítulo 1: Con el demonio no se juega

Sentada en aquella húmeda tierra, observaba el fuego, que majestuoso ascendía casi hasta el cielo, más temido que el demonio me miraba con ojos de furia. ¿O quizás un simple reflejo de mi mirada? Cogí la rosa que a mi lado descansaba de un color rojo vivo, tan vivo como ese fuego que me llamaba por mi nombre. La acerque a mi cara, estaba fría y húmeda, con odio me levanté y arrojé la rosa al fuego, a su vez grité: ¡Oh, tu gran dios del fuego, que por tu paso destruyes y desvaneces felicidades y alegrías, ven aquí y da la cara maldito! Pero allí solo retumbó el eco de mi voz y mi profunda soledad. Me coloqué la capa sobre los hombros y me oculte bajo la capucha, a continuación por última vez mire aquel fuego maldito que tantos sufrimientos me había dado. Monte sobre mi fiel corcel, me agaché y lo agarre del cuello dulcemente, no sé si aquellos latidos eran míos o suyos, la única verdad es que ahora solo nos tenemos el uno al otro, el conocía mejor mis pensamientos que yo, relincho a dos patas y salimos de aquel lugar tenebroso galopando, para mis adentros me dije que no volvería a ese lugar similar al Inframundo.
Sobre mi bello equino caí en un profundo sueño, o alomejor una pesadilla, quien sabe… Cuando desperté ya todo había pasado, el sol estaba en lo alto y la hierba abundaba por la zona, el color tordo de mi querido y amado Zafiro con los rayos del sol se convertía en un color Albino, avanzamos un poco mas pero ya era hora de darle un descanso, pise el suelo, en este caso seco y duro de nuevo, un escalofrió recorrió todo mi cuerpo. Le quité la cabezada y la montura, las coloqué sobre el suelo y a continuación observe el horizonte. “Ya queda menos para llegar” – pensé–. Tranquilamente observaba a Zafiro pastando, cuando crujieron unas maderas en la maleza que se hallaba detrás de mí, no le di importancia hasta que se oyeron tiros, me tire al suelo pues sabía que alguien me vigilaba. Si hacia el más mínimo movimiento me pondría en su rango de tiro, arranque un trozo de mi camisa y lo lancé al aire esperando el resultado, que no tardo mucho en llegar, pues se oyó otro tiro y el trozo de camisa cayo agujereado al suelo. Cogí mi arma y con valentía dispare donde venían los tiros, pero él tuvo tiempo para reaccionar y me alcanzó en el brazo, vi como fluía la sangre, no se oyó nada más ni esperaba oírlo. No tenía recursos suficientes para lograr una buena sanación de la herida, así que recurrí a los métodos más tradicionales, arranque otro trozo de la camisa y lo até fuerte donde se encontraba la herida, con que soportara hasta el final del viaje me valía, necesitaba llegar lo antes posible, sin montura ni riendas monté en Zafiro y agarrada a sus crines me deje llevar por su galopar.
Volví a quedarme dormida a causa del cansancio y el poco alimento que había consumido. Cuando pude recuperar el conocimiento le indique a Zafiro que continuara al trote, mientras pensaba que ya quedaba menos para llegar, la herida había parado de sangrar pero no definitivamente. A unos cuantos pasos de caer por un enorme barranco, continuamos cautelosamente hasta un sobresaliente del prado donde nos habíamos parado, seguido de donde nos encontrábamos se situaba un gran descenso para luego continuar en un prado medianamente llano. Ordené a Zafiro que se acercara justo al borde del desnivel.
¡Imposible! –Susurré más para mis adentros más que para el exterior–. Aquello que vi me dejo boquiabierta y perpleja.
Por la enorme llanura, un poderoso ejército ocupaba todo el llano, asentados pero no por mucho tiempo según el aspecto de sus tiendas. Parecía una pequeña hormiga comparada con esa gigantesca epidemia constituida de hombres sedientos de guerra, a la espera de la llegada de su enemigo al que no mucha piedad le esperaba. De boca mi salió un grave grito de guerra, los más de 5.000 hombres me miraron con cara de asombro y seguido, hicieron una reverencia en muestra de respeto. Lo que más me asombra es, que me tengan tanto respeto, pero las dos cosas que me asombran más aun, son que yo soy su líder y ellos son un ejército de hombres y mujeres deseosos de venganza.
Bajé lo más rápido que pude la colina, entre tantos soldados. Al llegar abajo desmonté e hice una mueca de dolor al sentir que nuevamente me sangraba el brazo.
Cogieron a Zafiro y lo llevaron junto a los demás caballos, me indicaron que continuara hacia una tienda, obedeciendo entré y allí se encontraba mi viejo amigo Johale, general del ejército. Observe su cara, ya con arrugas pues la vejez no pasa desapercibida, pero sus 50 años tampoco eran notables a simple vista.
- Estábamos preocupados, ¿Dónde te habías metido? –Dijo mientras me miraba de arriba abajo–
- La visita se alargó un poco –Dije mientras tome sitio en una silla–
- ¡Sabes que ya no tienes 15 años, no puedes escaparte como una niña resentida! Y menos a declararle la guerra al mismísimo demonio, ¿Cómo se te ocurre? –Aunque tenía voz de odio, me miraba con ojos comprensivos–
- ¡Ya basta! Estoy harta de creencias inútiles. Y el tratar con el diablo no nos sirvió de nada, solo nos empeoró la situación. Y te recuerdo que aquí la que mando soy yo, deja de mirarme con esa cara de pena, no soy una pobre niñita. –Lo miré con cara de asco–
- ¿Y qué piensas hacer? Era la única ayuda que teníamos para tomar la fortaleza de Urg, que nos permitiría tomar posiciones contra el enemigo y alguna posibilidad de victoria. –Mientras cogía un pañuelo color blanco que mojó en un cuenco repleto de agua, después se me acerco y se puso a sanarme la herida–
- Lo cierto es que no lo sé, era la única posibilidad que teníamos, y ahora solo tenemos un enemigo más. Lo mejor sería dar una vuelta por la zona haber que se comenta por el pueblo. De todas formas deberíamos de encontrar algún aliado con nuestro mismo deseo. –Harta ya de la conversación, me levante de la silla y salí de la tienda–.
Hacia un viento suave, como una caricia lenta recorrió mi cabello, simplemente cerré los ojos y me deje llevar por los sentidos, sentí un tambaleo en la tierra, después perdí la visión de ahí en adelante deje de sentir, como un muñeco en las manos de un niño aburrido.
Intenté gritar, pero no pude, intente moverme pero estaba más paralizada que una estatua de piedra, quizás por el terror… Comencé a ver borroso sin ni siquiera hacer el esfuerzo de abrir los ojos, después la imagen se fue aclarando, parecía un día soleado pues el sol brillaba en lo alto, pero pronto todo se disperso y dio paso a una oscuridad que permitía ver poco, la tierra se convirtió en fuego y unas cabañas que ascendían por el prado ardían sin dar tregua a los desesperados ciudadanos, los más jóvenes sorprendidos corrían al río a por agua para cesar el avance del fuego, las madres gritaban el nombre de sus hijos entre llantos, y los hombres de mediana edad intentaban sacar de los derrumbamientos a los más ancianos del pueblo. Con horror contemple la situación, por más que quería correr a ayudar no podía moverme sin atadura ninguna. Sentí un fuerte escalofrió al notar una respiración de fuerte sonido en mi hombro derecho, a continuación una voz ronca pronuncio unas palabras que no alcancé a oír.
- ¿Quién eres? –Era la primera vez en toda mi vida que me sorprendía tanto escucharme, por fin había recuperado el habla–
- Es una buena pregunta –Su voz sonó seca como si estuviera hablando una piedra, me sonaba familiar pero no llegaba a reconocerla–
Una vez más, toda imagen se esfumo quedándome en la nada, era una sensación rara, pues podía ver, pero solo veía tonalidades oscuras como cuando se está en una habitación de noche, no lograba diferenciar mucho, pero aquel lugar no me dio muy buena espina. Hasta aquella respiración había desaparecido. Comencé a caminar en busca de alguna pared en la que poder guiarme por la estancia, pero por más que caminaba no encontraba nada, hasta el suelo era extraño pues no notaba ningún bache ni desnivel. ¿Quizás alguna extensa habitación de un palacio? Pero tal reflexión no me convencía ni a mí misma. En el ser humano nuestra mente en casos de miedo se divide en dos partes, la primera, siempre te intenta tranquilizar y la segunda es la que la contradice formando un escándalo que acaba en un fuerte dolor de cabeza.
- ¿No te gusta tu estancia mi Lady? –Otra vez la misma voz que me atormentaba una y otra vez–
- ¿Qué quieres de mi? –Después de decir esa frase me pareció una pregunta un tanto estúpida–
- Me gusta disfrutar de tu presencia. Además, ¿no te gustaron las imágenes? Las escogí personalmente para ti. Mande a mis más fieles servidores para que nos hicieran disfrutar un rato –Se oyó una risa que me puso los pelos de punta– Tú me retaste, de ser otra persona ahora mismo estarías muerta, pero podría sacarte más provecho viva que muerta.
- N-no puede ser, ¿Cómo me pudo encontrar? –Susurré, pues ahora mismo estaba en las garras del mismísimo diablo– En tal caso, ¿en que soy buena?
- Mi mejor oficial está en una misión de espionaje, por tus características le podrás ser útil. Serás parte del servicio, de un Lord de la localidad, y vivirás junto a una familia humilde que te asigne, nadie puede saber quién eres en realidad, tu rutina será como la de una sirvienta más en el pueblo, nadie te repito puede saber ninguna de tus cualidades como guerrera ni similares. Tu ejercito no puede aparecer por ahí, si alguien quiere visitarte deberéis de inventaros una buena escusa o veros a escondidas. Mañana a primera hora uno de mis hombres pasara por el campamento a recogerte, no puede resultar herido, el te llevara hasta el lugar. Solo tienes permitido llevarte algún que otro colgante y poco más. Las vestimentas te las aportaran en palacio. Te he colocado debajo de la almohada de tu tienda un arcón, cógelo, en el encontraras algunas monedas de oro. La traición significaría algo peor que la muerte, y tu sabes que mis promesas las cumplo, espero que no se te ocurra por la mente.
- ¿Y qué saco yo de todo esto? –Segunda pregunta estúpida, pues me estaba amenazando y no es un lindo gatito–
- Si la misión sale bien en unos meses todos mis ejércitos os ayudaran en la conquista de la fortaleza de Urg y además os aportaremos los recursos necesarios. Antes de irme te recordare una cosa ‘Con el demonio no se juega’.
Esta frase retumbo en mi mente sin descanso alguno y sentí como se grabó a fuego en mi cabeza, no sabía que sería de mí, ni si aguantaría ese estilo de vida, pero algo en mi interior me decía que debía obedecer por encima de todo. Porque se lo debía a mi padre.
avatar
Lady Zarot

Mensajes : 245
Puntos : 162
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 10/12/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rincon de los Escritores

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.